Interfaces cotidianas: qué dicen nuestros clics

El estudio de diseño interactivo Moniker (Roel WoutersLuna Maurer) ha creado recientemente Clickclickclick.click, una interfaz online que muestra al usuario cómo todas sus acciones pueden ser registradas y analizadas. Creada conjuntamente con la instalación We Are Data, esta web está compuesta por un fondo blanco y un gran botón verde con la palabra “botón”. Al acceder al sitio, una voz saluda al usuario mientras aparece un texto que describe sus acciones, ya sea mover el ratón, apretar el gran botón verde (que no hace nada), hacer clic en un enlace o desplazarse por la página.

 

Interfaz de Clickclickclick. FastCoDesign.

La intención del proyecto es claramente irónica: la voz reta al usuario a hacer algo, expresa aburrimiento si no interactúa de una manera poco convencional y en general se comporta como un evaluador impaciente. En cierto sentido, recuerda al narrador omnipresente del videojuego The Stanley Parable (Davey Wreden, 2011) que también lleva al usuario a plantearse cuáles son sus opciones reales en el entorno simulado y cómo sus acciones se ven condicionadas por la propia interfaz. Otro precedente con el que podemos vincular esta experiencia es la instalación participativa Narrativa Instantánea (2006-2008) de Dora García, que consiste en la narración en tiempo real de lo que sucede en la sala que ocupa la pieza. Cuando los usuarios entran en la sala, una persona situada en un rincón oculto describe sus acciones, gestos y expresiones en un ordenador. El texto aparece a medida que se escribe en una proyección que ocupa una de las paredes, de manera que el público se dedica a observar (o más bien leer) sus propias acciones. Clickclickclick adopta la misma idea y la traslada a un sitio web en el que el proceso es automatizado, con lo cual revela que este tipo de vigilancia no es un hecho puntual, sino algo tan cotidiano que tiende a ser ignorado.

Analizando la localización del usuario (por medio de la IP), la hora local, la versión del navegador, el sistema operativo, las acciones que realiza y el tiempo que dedica a cada una de ellas, la web genera un curioso diálogo entre el usuario (quien se expresa en sus clics y gestos con el ratón) y una serie de frases pregrabadas que dan forma a la voz del sistema, junto con el texto que se genera automáticamente en la pantalla. Clickclickclick también incorpora aspectos de gamificación, al marcar hitos y progresos (medidos en porcentajes) que describen la actividad del usuario, le incitan a intentar cumplirlos y hacen visibles los datos recopilados durante más de una sesión, incluso cuando el usuario deja de interactuar directamente con la página. Tratar de cumplir con todos los objetivos conlleva una mayor implicación en la interacción, que se ve recompensada con nuevas respuestas por parte del sitio web (por ejemplo, en cierto punto, la voz afirma que “quiere ver” al usuario y solicita acceso a la webcam de su ordenador).

El proyecto de Roel Wouters y Luna Maurer hace referencia a la manera en que nuestra actividad en la Red es cuantificada y analizada en todo momento, con el objetivo de conocer nuestros patrones de consumo e intereses. Según afirma Maurer en una entrevista con Nick Boers publicada en el blog de VPRO Medialab: “tengo bastante conocimiento de Internet, y aún así suele sorprenderme que, después de ver algo en un sitio web, apenas un segundo más tarde me aparecen anuncios personalizados.” Pero también supone un interesante ejercicio de reflexión acerca de las posibilidades de una interfaz aparentemente sencilla como es la de un sitio web con un simple botón y algo de texto, y la manera en que se puede crear una narración que inspire una respuesta emocional o una mayor implicación del usuario.