Facebook desarrolla unas gafas de Realidad Aumentada

Hace unos días, se conoció que Facebook ha tramitado una patente para unas “gafas inteligentes” que permitirían al usuario ver contenidos generados digitalmente superpuestos a la visión del entorno real, lo que se conoce como Realidad Aumentada (RA). Según se puede ver en la ilustración que acompaña a la patente, no se trata de un aparatoso visor como los que actualmente se comercializan para experimentar contenidos de Realidad Virtual (RV) o el visor HoloLens de Microsoft, que parte de un principio similar, sino algo parecido a unas gafas de sol, por tanto más cercano a Google GlassSpectacles, las gafas con cámara incorporada de la empresa Snapchat. La integración de tecnología de RA en unas gafas indica que la intención de Facebook es hacer de la visión de objetos virtuales en nuestro entorno algo cotidiano e integrado en nuestro uso diario de las redes sociales y otros servicios en Internet. Sin duda una de las intenciones de la empresa que lidera Mark Zuckerberg es hacer que las notificaciones de su red social nos acompañen allá donde miremos, pero las aplicaciones de esta tecnología, sobre todo en un dispositivo de uso común que no despertaría las reticencias que acabaron con Google Glass, particularmente por la ausencia de cámaras. Según indican en la patente los miembros de la división de investigación de Oculus, subsidiaria de Facebook dedicada a la RA y la RV, las gafas funcionan por medio de la proyección de luz sobre el cristal de tal manera que los objetos virtuales aparecerían proyectados en esta superficie con el tamaño necesario para ser captados por el ojo como si estuviesen flotando a unos centímetros o varios metros de distancia. No queda claro si estas imágenes proyectadas sobre los cristales de las gafas serían perceptibles para otras personas o bien si se trataría de algún tipo de cristal polarizado que limitaría la visualización de estas imágenes al propio usuario. En cualquier caso, el prototipo parece centrado exclusivamente en facilitar contenidos visuales y auditivos al usuario, careciendo de medios para captar su entorno, como cámaras o micrófonos (aunque posiblemente se sincronizaría con un smartphone para captar su localización geográfica y contaría con sensores para detectar movimientos de la cabeza).

La patente indica una apuesta por un futuro que tal vez no llegue antes de cinco o diez años, o incluso más. Según indica Michael Abrash, científico jefe de Oculus, la gafas de RA no empezarán a reemplazar a los smartphones hasta 2022, aunque a partir de allí vaticina que se dejarán de usar los teléfonos para usar gafas en todo momento. Zuckerberg, por otra parte, ha manifestado anteriormente su convicción de que la RA será la principal plataforma de computación en el futuro, y que incluso hará posible reinventar la manera en que concebimos los ordenadores. De momento, la patente de las gafas indica un claro interés en hacer de la RA algo cotidiano, que idealmente sea sencillo de usar y se integre en nuestra actividad diaria. Cabe recordar que Samsung registró el año pasado una patente para unas “lentillas inteligentes” que potencialmente permitirían ver contenidos virtuales ante nuestros ojos, de manera que la apuesta de Facebook por las gafas resulta incluso conservadora.