Photolemur: editar fotos con Inteligencia Artificial

photolemur

Desde que, en 1987, los hermanos Thomas y John Knoll crearon el programa Photoshop (que posteriormente vendieron a Adobe Systems Incorporated)la manipulación digital de las fotografías ha experimentado un desarrollo acelerado y se ha integrado hasta tal punto en la práctica de la fotografía que ha transformado tanto la manera en que se crean como la percepción que se tiene de una imagen captada por una cámara. A medida que se ha multiplicado la presencia de las cámaras en todos los dispositivos digitales que empleamos a diario, hacer una foto se ha convertido en un acto mundano y a la vez en una forma de expresión personal. Apps como Instagram han popularizado tanto el hecho de compartir imágenes de la vida cotidiana como la necesidad de aplicar filtros, retoques y en definitiva jugar con la foto para ofrecer a los demás una visión muy particular de nuestro día a día. En un mercado saturado de programas que ofrecen todo tipo de herramientas para editar y compartir fotografías (según el desarrollador Nazar Begen, disponemos de al menos 104 herramientas de edición de fotografías que vale la pena tener en cuenta), una nueva propuesta plantea ahora la posibilidad de dejar la fatigosa tarea de edición a una inteligencia artificial.

 

Photolemur es una app que se ha anunciado el pasado mes de agosto, aunque se encuentra aún en fase beta y no puede descargarse, excepto por invitación. En su web, promete aplicar tecnología de inteligencia artificial para realizar retoques de forma automatizada en cualquier fotografía. A diferencia de otros editores, Photolemur podrá reconocer los diferentes elementos que aparecen en la foto y aplicar cambios de forma individualizada para componer la fotografía ideal. El programa se presenta con las siguientes funciones:

  • Recuperación del color original de un entorno u objeto.
  • Identificación de la hora del día para ajustar el tono, la exposición y el contraste.
  • Ajuste automático de la orientación de la fotografía, por ejemplo enderezando el horizonte.
  • Eliminación del ruido digital en las fotos con baja exposición.
  • Corrección automática del tinte de la foto, más cálido o frío en función de cada entorno.
  • Detección de rostros, corrección del color de la piel y de las imperfecciones.
  • Mejora de la calidad de JPEGs.
  • Compensación automática de la exposición.
  • Mejora de fotos en las que la bruma, polvo, vapor, etc. reduce la visibilidad.
  • Detección automática de follaje, plantas y árboles, corrección del color.
  • Procesamiento de fotos RAW.
  • Detección automática del cielo y edición para obtener colores más vivos y efectos más dramáticos.

Si bien algunas de las funciones que promete este software resultan de dudosa utilidad (puesto que el programa decide, por ejemplo, cuál es el color “correcto” del cielo), particularmente en fotografías profesionales y artísticas, puede ser una herramienta muy atractiva para aficionados. Los resultados que promete resultan sorprendentes, y parecen realizados por arte de magia: una simple interfaz muestra el antes y el después y permite simplemente calibrar la intensidad con la que se aplican los cambios por medio de un simple control deslizante que se mueve entre dos extremos: “realista” y “vívido”. Un llamativo botón con la palabra “comparte” en la parte superior derecha de la pantalla indica que el programa está destinado principalmente a mejorar las fotos que compartimos en las redes sociales.

photolemur2

Photolemur no es la única app que emplea Inteligencia Artificial para analizar y retocar fotografías: el pasado mes de junio Prisma Labs lanzó su app Prisma, que emplea esta tecnología para aplicar filtros “artísticos” a cualquier foto, simulando la técnica de Van Gogh u otros pintores. Para procesar las fotos, Prisma necesita mandar la foto del dispositivo del usuario a sus propios servidores. Esto ha causado muchos problemas en los primeros meses del lanzamiento de la app, puesto que tuvo tal éxito que las fotos de millones de usuarios se apilaban en las colas de los servidores de Prisma Labs, bloqueando su funcionamiento y generando muchas frustraciones. Photolemur puede experimentar el mismo problema.

Ambas apps señalan uno de los caminos futuros de la edición de fotos a nivel de la gran mayoría de usuarios, en el que una IA se encargará de realizar todos los ajustes y, seguramente, irá aprendiendo a partir de los datos recogidos de millones de usuarios y sus respectivos dispositivos.