Del papel a la pantalla: reinventando el bloc de notas

Desde que se popularizaron los ordenadores personales a finales de los años 80 y los espacios de trabajo se situaban progresivamente en soportes digitales, la necesidad de trasladar de una manera ágil e intuitiva las notas tomadas en un cuaderno o libreta al procesador de textos ha llevado a sucesivos intentos de fusionar el papel y la pantalla. Apple empezó a trabajar en su primer PDA (Personal Digital Assistant) en 1987 y sacó al mercado en 1993 su revolucionario pero malogrado Newton, un dispositivo “de mano” equipado con una pantalla táctil y un lápiz, además de un software que reconocía la escritura del usuario y la convertía en texto editable. Apenas cinco años más tarde, Apple abandonaba Newton, dejando el mercado de las PDAs bajo el dominio de Palm Computing, cuyo Palm Pilot había ganado gran aceptación desde su lanzamiento en 1996. Con todo, Apple continúa trabajando en el desarrollo de dispositivos de mano con pantalla táctil que podrían sustituir a la libreta: ya en 1991, el diseñador Jonathan Ive había concebido un prototipo de tablet con lápiz llamado Macintosh Folio y hacia 2004 la empresa californiana estaba desarrollando un modelo más sofisticado que se vio precedido por el iPhone (2007) y finalmente dio lugar al iPad (2010).

En la presentación del iPhone en 2007, Steve Jobs aseveró que “nadie quiere usar un lápiz”, seguramente en referencia a su competidor en este sector (Palm). Según Jobs, la mejor manera de interactuar con el teléfono es con los dedos, algo que también se aplicó al iPad hasta que, en noviembre de 2015, Apple lanza el iPad Pro junto con el llamado Apple Pencil, un sofisticado lápiz dotado de diversos sensores que permite escribir y dibujar con precisión en la tablet para profesionales. La comercialización del dispositivo que Steve Jobs despreciaba se debe a una significativa evolución de la capacidad de respuesta de los dispositivos móviles, que hacen cada vez más posible emular los efectos y la precisión del uso de un lápiz real sobre una hoja de papel. Es significativo que, antes de Apple, numerosas empresas hayan comercializado diferentes versiones de lápices digitales (entre las que cabe destacar la línea de productos de Wacom, una empresa con una larga experiencia en este tipo de dispositivos, o el atractivo Pencil de la empresa FiftyThree).

Con todo, la experiencia de escribir o dibujar con un lápiz óptico en una pantalla táctil no acaba de ser tan sencilla, cálida o intuitiva como lo es usar un lápiz o bolígrafo en una libreta de papel. Para quienes quieren combinar lo mejor de ambos entornos, varias empresas han desarrollado soluciones que combinan el papel con la pantalla. La ya mencionada Wacom lanzó en 2015 Bamboo Sparkuna libreta y funda para tablet con bolígrafo digital que permite tomar notas o hacer dibujos en una hoja de papel y luego transferirlos a una app que digitaliza los contenidos y convierte el texto escrito a mano en texto editable. Spark funciona con papel normal (cualquier bloc de notas que quepa en la funda puede servir, aunque Wacom vende los suyos), siendo la propia funda una tableta digital que se sincroniza con el bolígrafo digital para registrar con precisión todos los trazos que hace el usuario en el papel. El contenido digitalizado puede editarse en la app Bamboo, guardarse en la nube y compartirse con otros usuarios.

Captura de pantalla 2016-04-12 a las 18.34.48

Al producto de Wacom se suma otro similar lanzado recientemente por la empresa Moleskineconocida por sus famosas libretas negras con cierre elástico y su cada vez más amplia gama de productos de papelería y escritorio. Consciente del extenso uso que hacemos de los dispositivos digitales, habitualmente en detrimento del papel, Moleskine ha ido desarrollando progresivamente productos que se adaptan a la vida digital pero mantienen el estilo tradicional de sus libretas, a las que dotan de una nueva vida. Según Arrigo Berni, director ejecutivo de Moleskine, “vemos que la demanda de nuestras colecciones en papel crece cada año, lo cual demuestra la relevancia del papel en la era digital, pero también somos conscientes de las ventajas del entorno digital, tanto para editar, seleccionar o compartir contenidos. Por ello vemos lo digital y lo analógico como un continuo”. Partiendo de esta idea, el Smart Writing Set es un sistema formado por tres elementos que permiten editar y compartir notas escritas a mano: Paper Tablet, una libreta de bordes redondeados (diseñada para parecerse a una tablet) cuyas hojas contienen unas diminutas marcas que ayudan a digitalizar las notas; Pen+, un bolígrafo dotado con una cámara que digitaliza todo lo que se escribe o dibuja; y finalmente Moleskine Notes, una app en la que se almacenan, editan y comparten las notas y dibujos. Moleskine se asegura la venta de sus libretas al crear un sistema que depende de un papel específico que sólo comercializa esta empresa. En cambio, no es preciso emplear y recargar una funda como en el caso de Wacom. Ambos productos demuestran que aún no se ha digitalizado del todo el escritorio y que es preciso perfeccionar las interfaces que permitan crear contenidos digitales aunque no se esté empleando una pantalla.

Captura de pantalla 2016-04-12 a las 19.17.01