JoDS: explorando la relación entre diseño y ciencia

A principios de este año, el MIT Media Lab en colaboración con MIT Press ha lanzado el Journal of Design and Science (JoDS), una publicación online centrada en buscar nuevas conexiones entre ciencia y diseño, más allá de las limitaciones y barreras que se suelen establecer entre las disciplinas académicas, en línea con la interdisciplinaridad que caracteriza al MIT Media Lab desde sus inicios. A fin de encontrar un espacio para compartir conocimientos sin los complejos procedimientos de las publicaciones académicas, JoDS opta por la plataforma online PubPub, de acceso abierto, que permite publicar artículos y aportar comentarios, fusionando la autoridad del texto original con la fluidez de una conversación en la que pueden expresarse diferentes puntos de vista y anotaciones en pasajes concretos del artículo. Este tipo de interfaz, con la que han experimentado autores como McKenzie Wark en la versión de su libro Gamer Theory para el Institute for the Future of the Book, abre diferentes posibilidades para el desarrollo de un debate continuo y una comunidad en torno a los artículos que publique JoDS, contribuyendo también a modificar el diseño de las publicaciones académicas y blogs, en las que las aportaciones de los usuarios siempre se mantienen en un nivel inferior al de los textos publicados. Desde esta plataforma, JoDS invita a generar una comunicación abierta entre todos los ámbitos del diseño y la ciencia, en formatos poco convencionales y con una amplia participación.

krebs-cycle

En “Design and Science”, el texto inaugural de la revista académica JoDS, Joi Ito, director del MIT Media Lab, se pregunta si el diseño puede potenciar la ciencia y si la ciencia puede potenciar el diseño. En este sentido, señala que a menudo estas disciplinas se perciben como radicalmente separadas, lo cual le lleva a hablar de lo “antidisciplinario”, es decir, “trabajar en espacios que simplemente no encuentran un lugar en ninguna disciplina académica, esto es, un campo de estudio específico con sus propia terminología, marcos conceptuales y métodos.” Este espacio “antidisciplinario” se encuentra en los intersticios entre las disciplinas académicas: si imaginamos dichas disciplinas como puntos negros en una hoja blanca, la superficie blanca entre los puntos sería el ámbito de lo antidisciplinario. Así, la fusión entre ciencia y diseño puedo aportar una perspectiva “antidisciplinaria” a la exploración y estudio de la ciencia.

En este punto entra lo que entendemos por “diseño”, un término que según Ito puede significar tantas cosas que a veces casi no significa nada, puesto que cualquier cosa puede llamarse diseño. “El diseño ha evolucionado del diseño de objetos físicos e inmateriales”, asevera Ito, “al diseño de sistemas y al diseño de sistemas complejos adaptativos.” Así, el diseño se mueve entre aquello que podemos controlar, un objeto (un coche o un robot) al estudio de aquellos sistemas que escapan a nuestro control (como los sistemas naturales), procurando diseñarlos como se hace actualmente en ámbitos como la inteligencia artificial o la biología sintética. Estos campos de investigación sitúan al diseñador como un participante, que procura modificar el mundo a su alrededor, y para avanzar en este contexto, según Ito, es preciso liberarse de las limitaciones de los sistemas académicos y buscar soluciones en terrenos híbridos. JoDS abre así un espacio de reflexión y experimentación en el que es posible observar diseño y ciencia desde nuevas perspectivas, que pueden llevar a ambas disciplinas a enriquecerse mútuamente.