Interfaces cotidianas: video bicicletas

kino-mo-bikes

Desde principios del siglo XX, la ocupación de los espacios públicos con todo tipo de formatos publicitarios ha ido creciendo al mismo ritmo que las ciudades en las progresivamente se ha ido concentrando un mayor porcentaje de la población. Cientos de miles de personas que son potenciales consumidores de una infinidad de productos y por cuya atención compiten los anunciantes, buscando ocupar todas las superficies posibles en los lugares más transitados e inventando nuevas formas de seducir la mirada de los transeúntes. Las nuevas tecnologías han ido introduciendo formas más espectaculares de mostrar información, desde proyecciones interactivas en centros comerciales al uso de enormes pantallas en las fachadas de los edificios (que recuerdan a las que aparecían, ya en 1982, en el film de Ridley Scott Blade Runner). Recientemente, una empresa ha desarrollado un sistema para aprovechar como soporte publicitario un objeto particularmente común y además móvil: las ruedas de cualquier bicicleta.

La empresa Kino-Mo, fundada por Kiryl Chykeyuk y Art Stavenka, ha lanzado a finales de 2015 una tecnología que permite mostrar imágenes y vídeos con efecto 3D en las ruedas de una bicicleta en movimiento. Se trata de una serie de LEDs dotados con unos sensores y microprocesadores que permiten determinar la posición y velocidad de cada LED, a fin de estos emitan diferentes imágenes cuando la bicicleta se desplaza a una velocidad mínima de 6,6 km/hora. Las ruedas se convierten así en pantallas que pueden mostrar imágenes o vídeos alojados en una memoria con capacidad para miles de fotos y varias horas de vídeo. Kino-Mo está vendiendo licencias de uso de esta tecnología a agencias publicitarias y de medios de comunicación para que la empleen en sus campañas. Los LEDs tienen tal potencia que pueden ser empleados de día o de noche, a la vez que pueden alimentarse con una batería, lo cual da una notable autonomía a las bicicletas convertidas en soportes publicitarios. Los contenidos pueden cargarse a través de wifi o USB desde un ordenador directamente al dispositivo instalado en la bicicleta. Las bicicletas pueden usarse tanto en desplazamientos como en un soporte estático, con un motor que mantiene las ruedas en movimiento.

El desarrollo de esta tecnología introduce un nuevo espacio publicitario que presenta la ventaja de ser móvil, no estar sujeto a un espacio fijo ni a una propiedad (como en el caso de vallas publicitarias y fachadas digitales) y ser adaptable a diferentes situaciones y contextos. Kino-Mo ya está buscando acuerdos con los ayuntamientos de grandes ciudades para introducir su dispositivo en las bicicletas urbanas, de manera que este modo de transporte público incluiría un soporte publicitario transportado por los propios ciudadanos (como ya sucede, aunque de manera menos vistosa, con los guardabarros de las bicicletas en algunas ciudades, que incluyen anuncios). La regulación y las consecuencias para el paisaje urbano que tendrá la introducción de este nuevo formato publicitario en las ruedas de las bicicletas aún plantea numerosas dudas, pero en cualquier caso la iniciativa de Kino-Mo deja claro que cualquier objeto, incluso uno en movimiento, puede convertirse en una pantalla.